Crónica B-Side 2019

Juan Escudero

B-Side XV Edición

 

 

La tardenoche del pasado sábado 7 de septiembre tuvimos la oportunidad de pasarnos por el B-SIDE Festival, que celebraba su XV aniversario. Aquí os contamos las impresiones que nos dieron los grupos que fueron los protagonistas del grueso de la programación del festival.

Con Los Invaders lo primero que nos llama la atención es su estética, desenfadada y a la misma vez de un buen gusto exagerado. En esta ocasión toca peluca rosa chicle, que da mucho juego con los bailes y movimientos frenéticos de su cantante, el look del resto del grupo no se queda atrás. Enlazando sus temas podemos diferenciar estribillos inconfundibles desde Franz Ferdinand, Daft Punk, Chimo Bayo y hasta un fragmento del discurso de Chaplin en la película El Gran Dictador. Con canciones como I Wish You Were In My Head  nos da la impresión de estar ante uno de los grandes grupos del grunge americano de los 90s mientras que su Satisfy hace que el público tempranero no deje de moverse.

 

Alice wonder comienza con su estilo característico pero pronto pasa a sus temas en español y se decelera el festival. Ella incide en que no es música para festival pero aún así toca sus dos temas en acústico Por Si Apareces y La Apuesta. Interactúa bastante con el público en esta parte del concierto en solitario. Lo que más nos impresiona durante la actuación de Alice es su habilidad para cambiar tan rápidamente a lo largo de su espectro de voz y de cómo se complementa con batería, pads, sintetizadores y secuencias que también tienen alta presencia en cada tema que interpretan.

 

 

Es el turno de Iseo & Dodosound, aparece en el escenario el Dj y comienza a mezclar bases, se suman los vientos acompañando a las bases. Con unas voces femeninas consiguen crear un curioso techno reggae y en ocasiones apreciamos momentos oscuros con reminiscencia dubstep. Shinova, con su estética elegante y sobria, terminan de llenar el recinto y el público corea las canciones pero las baila más que las corea. Apreciamos demasiados sonidos graves, bombo y bajo que retumban en el esternón y la voz de su frontman, Gabriel de la Rosa muy presente gesticulando en cada estrofa. Apreciamos en su directo una clara reminiscencia al rock clásico en español. Se les ve muy agusto tocando, agradeciendo el ambiente del concierto al público murciano reiteradamente.

 

 

Si de hibridar secuencias electrónicas con acústica se trata Fuel Fandango no puede faltar, la potencia que tienen sus bases no es normal, esa voz flamenca nítida de Nita que sobresale por encima de todo junto con la voz masculina en inglés de Alex Acosta dan lugar una sensación tan extraña como exageradamente agradable. Tras la primera parte el grupo desaparece y solo permanece en el escenario Acosta que empieza a mezclar música electrónica y el concierto se convierte de repente en un brutal live set con una iluminación descomunal a juego. Continúan con los temas más soul del repertorio y el concierto vuelve a dar un giro drástico aunque no dejan nunca el flamenco de lado y siguen exprimiendo esa iluminación que sobreestimula para conseguir una puesta en escena que muchos cabezas de cartel de festival desearían. Anuncian que pronto estará su cuarto disco y tras despedirse con Salvaje llega el final del concierto y la gente grita de la euforia.

 

 

Por fin les toca a Viva Suecia, que han llegado a Molina con el festival ya empezado después de haber tocado en el DCODE de Madrid a las cuatro de la tarde y tienen que hacer la prueba de sonido antes de comenzar su concierto. El público les aclama y gritan los nombres de los miembros del grupo, suenan las guitarras afiladas de Alberto Cantúa y Jesús Cobarro (Noise Box) y comienza el concierto. La voz cálida de Rafa junto con la iluminación vertical que caracteriza su puesta en escena ponen el ambiente del festival en su punto álgido en cuestión de segundos. Desde los primeros acordes de Piedad hasta el final del concierto con Todo Lo Que importa no dejan descanso. En Permiso o Perdón no olvidaremos nunca el duelo de guitarras entre Jesús y Rafa a pesar de su lesión. No había mejor manera de terminar la noche que con unos Viva Suecia tan entregados y un público que les correspondiera así de bien.

 

 

Redacción: Juan Escudero
Fotos: Mariano Ríos

Dejar un comentario