Viernes WARM UP 2019

Viernes WARM UP 2019

 

La jornada del viernes de la segunda edición del festival Warm Up de Murcia, que sirve de calentamiento e inauguración para la temporada de festivales veraniegos que proliferan en toda la geografía española, nos dejó un buen sabor de boca a pesar de algunos problemas que empañaron en parte la gran calidad de los grupos que actuaron: Marcelo Criminal, Claim, Amaia Romero o Carolina Durante fueron algunos de los artistas nacionales que llenaron el recinto de la Fica de fans enfervorecidos coreando sus temas favoritos. The Jesus And Mary Chain y Two Door Cinema Club llenaron el escenario principal con sus propuestas en inglés.

 

El artista encargado de abrir el festival a las 18:15 de la tarde fue el local Marcelo Criminal, y no decepcionó. Con un sonido genial con el que contaba el escenario Up (mejor incluso que el del escenario Warm Up, aunque fuera más importante), Marcelo presentó un setlist más extenso que de costumbre (llegó a reconocer que nunca había actuado más de 45 minutos) en el que interpretó junto a su portátil HP (no le hace falta un Macbook de postureo) y su guitarra Danelectro 59 NOS las canciones de lo que fue su primer L.P. “Acepta su Cruz” y algunos temas que ha publicado más recientemente. El público se venía arriba con cada canción, especialmente en canciones como la ya mítica “Solán de Cabras” o la que hemos denominado “la canción oficial del festival”, que no es otra sino “Perdona (ahora sí que sí)”, un tema que ha sonado la friolera de cuatro veces en todo el festival. La primera vez fue en la apertura del festival de parte de Marcelo, la segunda fue un par de horas después en el escenario principal con la melódica versión a piano y voz por parte de Amaia. La tercera fue de mano de Carolina Durante (junto con Amaia) en el escenario Warm Up. La cuarta tuvo lugar el sábado por la mañana en el secret show de Carolina Durante en la plaza del teatro Romea, y en esa ocasión sí tuvo lugar la ansiada colaboración entre Marcelo y la banda.

 

Tras esta primera actuación, nos dirigimos al escenario Warm Up (el segundo en importancia) a contemplar la actuación de Zahara, la cual, a pesar de la magnífica instrumentación de musicazos como Manuel Cabezalí o Martí Perarnau IV, nos dejó un sabor agridulce. Ya sea por la falta de ecualización de sonido de este escenario o por que las canciones que presentó la cantante no eran muy afines al estilo festivalero ya que la puesta en escena, sobre todo de la última parte acompañada de bailarines y vestuario de reminiscencia espacial, parecía más de videoclip que de set en directo, nos dejó una rara sensación en el cuerpo, aunque no faltaron los fans acérrimos coreando y dándolo todo.

 

 

 

Al fin llegó uno de los conciertos más esperados de la jornada: el de la ganadora de Operación Triunfo, Amaia Romero. Con una actuación que hizo las delicias de devotos y profanos, y con un setlist formado mayoritariamente de canciones nuevas que nadie conocía y que formarán parte de lo que será su primer L.P. (por mucho que Universal intente evitarlo). Unas canciones producidas por Santiago Motorizado, de la mítica banda argentina Él Mató a un Policía Motorizado, de la cual Amaia se ha confesado fan en más de una ocasión. Y las canciones mostraban una clara influencia y reminiscencia a este interesante pop argentino de bandas como Las Ligas Menores o Bestia Bebé. El público lo daba todo aun sin conocer las canciones. Eso sí, se venían completamente arriba de ánimo cuando la artista navarra interpretó al piano la versión de Marcelo y, sobre todo, cuando estrenó su flamante nueva canción: “El Relámpago”. Resulta fascinante el hecho de que, aunque la había subido a las plataformas a las doce de la noche del día anterior, la gente ya se la sabía y la coreó como si no hubiese un mañana.

 

“Volver”, “Fuerte” o “Corre Salvaje” fueron temas que desataron emoción entre el público que asistía al concierto de Claim, bajo la lluvia se vivió uno de los momentos que seguro les costará mucho olvidar a estos cuatro músicos murcianos. El tercer escenario estaba repleto de gente fiel que no abandonaron para asistir al concierto parelelo que empezaba a mitad de este. No hubo garantías de que acabaran el concierto, pero hicieron que todos los asistentes fluyeran y se olvidaran de la lluvia, pero eso sí, les sobraba luz para brillar.

 

 

Rozando las diez en punto de la noche, llegó el turno de salir pitando hacia el escenario Warm Up para disfrutar del show de Carolina Durante. Y la verdad es que mereció la pena asistir a la presentación en Murcia de las canciones que forman su flamante primer disco. Energía a raudales, camiseta de de Odriozola mientras sonaba “El himno titular”, y unas canciones que simplemente suenan como un tiro, a pesar de la falta de mejorar la ecualización del sonido de este escenario. Ni el mismísimo y consagrado Carlos Hernández logró que el concierto sonara lo decente que debía sonar, el equipo o la distribución no daría más de sí… Aún así, el público estuvo completamente entregado y coreando los temas que han seguido alimentando la leyenda de esta joven banda que lleva poco más de un año girando por la geografía española. “La Noche de los Muertos Vivientes”, “Necromántico” o la archicoreada “Cayetano”, hicieron las delicias de las huestes festivaleras enfervorecidas. Por otro lado, no es normal que durante esta actuación el resto de escenarios se encontrasen vacíos, sin ninguna actuación, ya que el escenario Warm Up y la parte que le corresponde del recinto es reducida y provocó que colapsara consiguiendo ser el momento más agobiante del festival, simplemente inaceptable para la organización al no ofrecer otra alternativa que no fueran DJ sets.

 

 

Después llegó el turno de uno de los cabezas de cartel: los escoceses The Jesus and Mary Chain. Tras el reencuentro de los hermanos Jim y William Reid, vinieron a Murcia dispuestos a ofrecer un espectáculo de otra galaxia: guitarras distorsionadas y con feedback máximo, voces oscuras, y muy bien trabajadas hicieron alucinar a miles de seguidores (algunos de ellos ya entrados en años). Canciones como “April Skies”, “Just Like Honey” para la que exclusivamente desplegaron coros femeninos o el cierre de concierto con la potente “I Hate Rock ‘n’ Roll”. Tras finalizar el concierto de los escoceses, corrimos hacia el segundo escenario, donde muchas personas se congregaron para ver, una vez más, a los locales Second. Aunque pensábamos que tocarían casi íntegro su nuevo, e interesante, álbum “Anillos y Raíces”, la realidad es que solo tocaron unos pocos temas de este L.P., “Teatro Infinito” o “Mira a la gente”. El grueso de su concierto estaba repleto de canciones míticas de la banda como “Muérdeme”, “2505”, “Primera Vez”, “Rincón Exquisito” o “Rodamos”. Aunque sonaron bastante bien, gracias también al buen hacer del técnico Raúl de Lara a los mandos del sonido, la verdad es que se nota la ausencia de su guitarrista y miembro fundador Javi Vox. Tras su decisión de abandonar la banda, el grupo lo ha suplido con dos músicos mercenarios que se encargan de una guitarra rítmica que apenas tenía presencia y de un sinte. Ahora todo el peso de las guitarras solistas cae sobre Jorge Guirao, que lo hace bastante bien pero se nota que muchos de esos arreglos no están a la altura de lo que antes hacían dos guitarras. También peca de llevar siempre activado su pedal de Reverb Shimmer, “Strymon Big Sky”.

 

Y al fin llegó el turno de los auténticos reyes de la noche del viernes: los norirlandeses Two Door Cinema Club. Aún recordamos el genial concierto que ofrecieron en Murcia ocho años atrás, en la edición de 2011 del ya extinto S.O.S. 4.8. Esta vez, con una propuesta mucho más madura, aunque interpretando buena parte de los temas que tocaron aquella vez: “Undercover Martyn”, “Cigarettes at the Theatre”, “I Can Talk” o la ya parte del imaginario colectivo “What You Know”. La verdad que el sonido fue perfecto y podemos decir sin miedo a equivocarnos que esta, junto con The Jesus and Mary Chain, fue la actuación más redonda de la primera jornada del Warm Up 2019. Tras este concierto, en parte para irnos con buen sabor de boca. El último directo de la noche estuvo a cargo de los alemanes Roosevelt, ofreciendo un sonido eléctrico exquisito mezclado con guitarras limpias y sintetizadores, unos golpes de batería redondos y un bajo potente, un gran trabajo para solo tres músicos sobre el escenario.

 

Redacción: Juan Antonio F. López, Juan Escudero
Fotos: Javier Rosa, Liberto Peiró y Yul Vidal

Dejar un comentario